Monday, December 14, 2009

Tres páginas...

... ya quiero terminar el primer número... mi paz mental será mucho mejor entonces. Sobre todo ahora que hay que acumular pañales.

¡Pañales!

Tengo la impresión de que voy a ser como esos padres del video de You Tube que usan mascarilla y guantes de látex para el proceso de cambio pañalesco...

Aún no sé qué pensar del fenómeno (nunca mejor aplicado el término) de Juanito... si el Sueño Americano es que en la tierra de la Oportunidad se puede lograr todo empezando de nada, luego entonces, ¿el Sueño Mexicano será que en este país tropical mientras más imbécil seas mejor te va?

Ya sé que nos distinguimos por el surrealismo, y que no es como que Iztapalapa fuera el Cambridge de América Latina, pero... ¿en serio? ¿Ya-Saben-Quién les dice así de la nada que voten por el engendro, y lo hacen? ¿Y el engendro se la cree?

Mejor no sigo sobre esa línea de razonamiento... pero quizá ahora podrían nominar la delegación al Premio Nobel del próximo año, por rebatir la Teoría de la Evolución de Darwin.

Tres páginas... me he dado cuenta que me produce una sensación diferente dibujar las cosas de Cho que todo lo demás. Holy o los Earthbuilders salen fácil y sin pánico escénico, pero en lo de las 50 el esfuerzo es mucho mayor. Bueno.

(Volviendo a películas olvidadas... Galaxy Quest es mucho mejor de lo que la recordaba...)

Seguimos...

Eso es.

3 Comments:

Anonymous TEP said...

Hablando de películas de la infancia... Se va a estrenar un remake de "Clash of the Titans"...

Creo que vi esa película unas catorce veces cuando era niño... A ver si nos cumplen la nostalgia de los monstruos de plastilina...

TEP

6:47 PM  
Blogger J.G. said...

¡Felicidades! Yo pensé que el cambio de pañales sería así, pero déjame decirte que la naturaleza nos concedió a los padres un período de "entrenamiento", o tal vez desensibilizacion: mientras tu bebé se alimente sólo de leche materna, sus pequeños desechos no... cómo decirlo sin que suene tan desagradable... no emitirán un cantidad significativa de malos humores.

Yo hasta valiente me sentía cuando me encontré con este hecho: "¡No se preocupen! ¡Este pañal va por mi cuenta!". Pero la cosa cambia cuando empiezan a comer cosas distintas: papillas, sopas, etc. Después de su primer sopa me ofrecí a la labor, y la sorpresa, el horror... el horror!!

Una vez más, muchísimas felicidades de parte de un habitual lector, raro comentador.

Javier Gil

8:30 AM  
Blogger Auro said...

Ánimo, tú!

Te imaginé...cambiando pañales... jijiji...

:*

3:30 PM  

Post a Comment

<< Home