Wednesday, November 01, 2006

Leyendas urbanas...

...mmm, ahora resulta que todos los días estoy recibiendo spam con temática de GDL arcoiris... ¿es una especie de conspiración, o ya simplemente es inevitabilidad estadística? Recuerdo aquélla escena de Philadelphia con Denzel Washington y su indeseable enamorado en la farmacia, y lo que le dice para ponerlo en su lugar...

Por cierto... ¿alguien vió la del Cubo 2, que pudiera compartir el final? Me quedé en dónde la terapeuta salva a la japonesa de la trampa rebanadora. Hasta ahí no era una gran película, no tiene nada de la elegancia y lógica de la original y los personajes son básicamente una mala imitación de los primeros. Por ende, no me atrae rentarla. Pero me gustaría saber en qué termina...

En fin.

El virus aparentemente remitió, y nos permitió laborar. Lo cuál es bueno, porque el fin de año pinta sabrosón. Supongo que tampoco tendremos vacaciones de Navidad, pero eso ya es habitual (al menos no tendríamos que ir a regar el pasto, que era lo que nos querían obligar a hacer hace tres trabajos porque aún no teníamos derecho de vacaciones y no había nada más qué hacer en esa semana). Con una que pegue...

La Onlyguana me contó una leyenda urbana hoy, del chamaco que tenía rastas y decidió cortárselas para casarse, y en el proceso resultó que tenía anidada una araña venenosa en dichas rastas, y al verse amenazada lo picó y mató. Bueno, no me suena demasiado descabellado, tomando en cuenta algunas masas rastozas que he visto... ¿y es cierto que no pueden bañarse y sólo se pueden rociar spray limpiador? ugh...

...en fin, el hecho es que me fascinan las leyendas urbanas... sobre todo me encanta el contraste entre las mexicanas y las anglosajonas... las de los primos casi siempre se refieren a algo aterrador... las locales, normalmente son algo soez y degenerado. Como el primo de un amigo que trabajaba en el hospital civil cuando llevaron a Alejandro Fernández con problemas con una Pepsi...

...o cosas así. Yazz hacía una buena tira al respecto, con ese título. La película llamada Leyenda Urbana igualmente es una de las pocas de terror adolescente que merece ser vista... "cautonary tales" las llaman también en inglés, "historias preventivas", si gustan... a fin de cuentas tienen el mismo espíritu que los cuentos de hadas originales: caperucita roja enseñaba a no meterse al bosque, el flautista de hamelin a no confiar en extranjeros... y hoy en día aprendemos a revisar los asientos de los cines para evitar las jeringas infectadas, y a no ayudar a marcar el teléfono a discapacitados porque las teclas están llenas de droga, entre otras varias enseñanzas...

¿Alguien se sabe una buena?

En fin, seguimos trabajando.

Eso es.

3 Comments:

Blogger Pereque said...

El cuento que le contaron ya es viejo. Yo me lo sabía con una muchacha allá por los sesentas, que tenía uno de esos peinados gigantes y decidió no lavárselo, así que un buen día una araña se metió en su cabeza, sus descendientes anidaron ahí y un buen día tuvo tantas que murió.

Hay un sitio en inglés llamado The Urban Legends Reference Pages, mejor conocido como Snopes (http://www.snopes.com/), donde hay leyendas urbanas hasta para regalar. Ahí se dedican a recopilarlas, documentarlas y refutarlas o aclararlas, según sea el caso.

Saludos, P.

9:05 AM  
Blogger aurangelica said...

Ja, ja, ja... hay muchas leyendas urbanas, lo malo es que no las recuerdo todas. Por estos días están las típicas leyendas de las casas embrujadas...
Por cierto hoy me enteré de que una de esas es la casona que está en avenida La Paz esquina con atenas. Se llama Clover Lawn y dicen que ahi espantan. Actualmente los propietarios rentan los jardines para eventos. Dicen que la gente que pasa por ahí asegura haber visto niños mirándolos desde la ventanas de la casa. Otros dicen haber visto a una pálida mujer en la terraza de la casa. Pero el velador que lleva 7 años ahi, dice que nunca ha visto nada de eso.
Recuerdo en una ocasión haber asistido a una obra de teatro en el Hospicio Cabañas. La función terminó ya pasadas las 11 y estábamos esperando a algunos de los actores que eran nuestros amigos. En esos momentos ya habían apagado la mayor parte de las luces de los patios y fué escalofriante porque algunos aseguraron haber visto sombras. Platicando con los vigilantes nos dijeron que seguido pasan cosas extrañas y que según ellos en la capilla se aparece un monje sin cabeza.

3:58 PM  
Anonymous José said...

... Una colaboración no solicitada... se dice que sucedió en Monterrey, con dos chavos estudiantes que rentaban un departamento. Resúltase que un buen mal día, uno de ellos acudió al médico, ya que presentaba un estreñimiento muy extraño, y pues andaba incómodo. El médico, tras revisarlo, lo regañó más o menos así... "... eso les pasa a ustedes por andar haciendo sus cochinadas, puercos..." y el muchacho se queda de a seis, pensando para sí... "¿cuáles cochinadas? si yo no le hago a eso, tengo mi novia y todo el rollo...?" (Nota gore: el diagnóstico era que tenía el pobre compa todo taponeado el recto con semen de ve a saber quién). Estupefacto como estaba con la noticia, se va este chavo al depa (el amigo no se encontraba en ese momento), y se puso a esculcar armarios y cajones, encontrando ¡ah demonios! un frasquito con cloroformo y un trapo... o séase, que el quésque-amigo en las noches lo había estado sedando con cloroformo, y una vez dormidito ¡palo!... desagradable asunto, ¿verdad?... la historia culmina con el muchacho haciéndose el dormido esa misma noche, y cuando su mancillador se acercaba trapito con cloroformo en la mano, que le brinca ¡ajajaá, jijo de tu pelona, te caché, móndrigo! y bat en mano lo mandó al hospital... dicen que el violador de amigos ya no quedó bien de sus facultades, cualesquiera que estas hayan sido. seguiremos informando.

1:33 PM  

Post a Comment

<< Home