Tuesday, November 24, 2009

Desde Rusia (o quizá Polonia) con dolor...




... el chamaco éste Piotrowski a quien no conozco me manda un mail y me dice que vió el camaleón en el Deviantart, y que si le doy permiso de tatuárselo. Lo hago con curiosidad e interés.

Y un par de semanas después me manda esto... ¿qué tal? Estas cosas no se ven todos los días.

(Hasta donde sé es el tercer tatuaje del que soy responsable... el primero fue un hacha tipo Conan que me pidió el Adrián allá en los tiempos de Merchan Design, la cuál yo dibujé inocentemente y al día siguiente llegó con la imagen en la pantorrilla. El segundo fue un colibrí estilizado que me solicitó una chamaca de un diplomado. Dice que se lo puso. Asumo que el lugar era privado, nunca me mandó foto).

Qué loco...

Les contaba ayer de Jeff Smith.

El hombre es uno de los genios de esta generación, uno de los responsables de que autopublicar cómic de autor se volviera cool, y además negocio, y uno de los pilares fundamentales para que haya una próxima generación de lectores. Su obra maestra, Bone, que tomó diez años en terminar, es una mezcla única de Walt Disney y el Señor de los Anillos que hay que leer para creer. El recopilatorio es un ladrillo de más de mil 300 páginas, y es imposible dejar de leerlo (yo lo terminé en menos de una semana... no logro imaginar la desesperación que fue para los fans que siguieron la publicación cada dos meses durante todos esos años). Smith dice que a los cuatro años una niña le regaló un recopilatorio de Pogo, de Walt Kelly (a quien también vale la pena Googlear), y que a partir de entonces supo que quería monear.

La historia de Bone es como sigue: los tres primos Bone (una especie de mini gamborimbos blancos y calvos de nariz grande) son expulsados de Boneville, y llegan a un valle mágico en el que conocen varios personajes pintorescos, dragones, princesas, criaturas-rata antropófagas, y de ayudar en labores domésticas de pronto se encuentran enmedio de una guerra de proporciones tolkenianas...

Pero es de esas cosas que es indispensable leer. La historia tiene infinidad de capas, pero el estilo caricaturesco de Smith evita que se hagan pesadas. El transfondo es mortalmente serio, pero hay humor en cada página. Yo he visto las filas que se hacen en San Diego para comprar todo lo relacionado con Bone. La mercancía se va por miles. Y sobre todo, la mayor parte de los fans son niños. Pocos autores pueden presumir de tener esa audiencia cautiva con un producto tan perfecto.

Algún día quiero hacer algo así de importante.

Eso es.

2 Comments:

Blogger aurangelica said...

Impresionantes las fotos. Sin duda alguna el tatuador hizo un buen trabajo... pero eso debió doler muchísimo... ouch!

6:55 AM  
Blogger Rafal said...

I guess it will be in good manner to leave a word of comment here. I come from Poland, I'm not a spotty teenager that has picked up the first pattern in the internet to put on his arm. I have been looking for a chameleon design for quite some time, and finally I found Axel's work on deviantart. That was exactly what I was looking for - enough similar to the chameleon to be recognized, though enough different from a real one to provoke the thought of it. It's mechanical nature in my opinion is fiddly enough to be interesting - in the end this is human's attempt to copy the nature's one of the most interesting creations, that eventually changes depending on it's environment.

Anyway, I'm really happy to have it around. It took about 4 hours of tattooing to have it done, and it wasn't that painful, though I must admit it was quite annoying in the end.

Once more big thank you Axel!

Rafal

4:42 PM  

Post a Comment

<< Home