Tuesday, September 08, 2009

Tssk...

...por lo que recuerdo, la progenitora me enseñó a leer desde los tres años, más o menos.

(Y el abuelo me indujo a los cómics como a los seis... pero eso es otra historia).

Siempre me han fascinado los libros, creo que eso ha quedado más que claro... con todo y sus limitaciones me echaba los libros gratuitos de lectura de la SEP en la primera semana. El ritual de la clase siempre era humillar al escolapio de turno poniendo en evidencia su capacidad de leer en voz alta, y yo siempre esperaba que llegara el día en que tocara leer la rara pieza de Ray Bradbury o Fredric Brown que a veces se colaba en dichos libros. Invariablemente eran las lecturas que la maestra se brincaba.

(Monja, debo de recordar... no tuve una maestra humana hasta tercero de primaria).

En fin... hay algo respecto a mi generación que recuerdo: en mayor o menor medida, pero todo mundo leía ALGO. Al menos Videorisas o Simón Simonazo. Que por supuesto califican un nivel o dos de complejidad arriba del papel higiénico, pero, vaya, se tomaban la molestia...

Todo ese rollo por lo que dicen de la prueba Enlace, que la mitad de chamacos en la prepa no sabe leer, o al menos que no tiene capacidad de comprender la lectura.

¿Sólo a mí me parece surrealista?

No es difícil, en serio... sólo hay 30 símbolos que hay que aprender, con sus respectivos sonidos... si uno puede decodificar una señal de tránsito o un emoticon puede leer una palabra. Si combina varias... ¡sorpresa! se da una frase. Varias frases y se encuentran pensamientos complejos. Como decía Carl Sagan, los libros son la prueba de que el ser humano puede hacer magia. Hay como 600 millones de páginas de internet en estos días, y crecen exponencialmente a diario. La teoría dice que todo mundo debería ser mucho más letrado que nunca antes, ¿no? ¿Qué pasa entonces?


Fahrenheit 451.

Ésa es una de las novelas clásicas de Ray Bradbury. Simple y dulce. En un futuro indeterminado (Bradbury escribió la novela en los 50's, como respuesta a la quema de libros y la censura del McCarthismo, cuando auténticamente se decía que un libro era un arma cargada) las personas se la pasan encerradas en sus cuartos TV de cuatro paredes. La mayoría ni siquiera recuerda lo que son los libros, y para el gobierno eso está perfecto, pues mientras mantengan a la masa entretenida es más maleable.

De todas formas hay uno que otro renegado que conserva bibliotecas clandestinas... para esos casos existen los bomberos (funciona mejor en inglés: Firemen), que se dedican a quemar los libros en cuanto son descubiertos. Guy Montag es uno de esos bomberos, y los problemas empiezan cuando conoce a una chica que lo hace pensar, y decide robar uno de esos libros...

Y la esencia de todo es que los libros son peligrosos porque contienen ideas. Las ideas son peligrosas porque hacen pensar. Y la gente que piensa comienza a cuestionar cosas.

Bueno, por lo menos en la novela hacía falta que se tomaran el esfuerzo de llegar a quemarlos...


En fin, son cavilaciones que me provocan esos resultados...

Eso es.

4 Comments:

Blogger Hippitaku said...

Gran entrada, me recordaste un letrero que pusienron en Juárez, sobre uno de los muros del LARVA... dice: ¿lee usted alguna vez los libros que quema? ... Ah! y, hector dice que le pusieron así porque robaba libros. Carpe diem... bueno, a ti no necesito recordártelo.

6:29 PM  
Blogger Auro said...

Ánimo!!!

8:31 AM  
Blogger J. Luiz said...

Y para acabarla existe algo llamado "analfabetismo funcional". Muchas personas, aún cuando sepan perfectamente leer y escribir o hayan cursado una carrea universitaria simplemente no tienen la capacidad de comprender totalmente lo que están leyendo y muchas de las veces eso deriva en simple flojera para la lectura. Eso me parece en muchas ocasiones hasta mas grave que el analfabetismo en sí.

Muchos de estos problemas se evitarían si se enseñara a leer correctamente desde edad temprana, no solo a "machetear" para pasar el examen, sino ayudar a asimilar, comprender y por lo tanto a disfrutar las lecturas al 100%.

No quiero sonar a comercial o algo así, pero los cursos de lectura rápida son muy buenos (aunque bastante caros para mi gusto y mi bolsillo, snif!).

Saludos.

12:12 PM  
Blogger Juan M. Rodíguez said...

Complementando un poco lo que dice J Luiz.

Vivimos realmente en un atraso educativo, por la manera en que las organizaciones encargadas de la enseñanza asi lo permiten.

Basta recordar a Elba Esther "Hummers-Free" Gordillo. Esta señora se ha encargado en todo momento de que la mafia de engendros chupacabras que liderea, viva del presupuesto importandoles un carambano lo que pase con los niños a quienes deberian educar.

Planes educativos deficientes, paros programados, profesores analfabetas, etc.

Mas especificamente, aun ahora, cuando las generaciones parace que van a la par con el avance tecnologico, aun se les trata de enseñar con el "lee todo y aprendetelo de memoria".

Triste ... pero cierto.

8:09 AM  

Post a Comment

<< Home