Sunday, June 15, 2008

Con el arca a medio armar...

...Chamacas y chamacos, está aquél proverbio chino de que cuando un perro le ladra a una sombra, otros mil perros ladrándole la hacen real, o algo así.

O mi historia favorita sobre la histeria colectiva, cuando Orson Welles hizo una dramatización en su programa de radio de La Guerra de los Mundos en 1936 (años más, años menos), como boletines de noticias que hablaban de los marcianos aterrizando en Nueva York y similares, que provocó que toda la gringada se lanzara a las calles y a evacuar las ciudades (ok, en justicia, sólo los que agarraron el programa empezado), pero, caramba...

¿A qué viene eso? a que anduvo la noticia de que iba a haber una tromba que casi casi iba a borrar Guadalajara este fin de semana, 70 mm de lluvia contra los 50 que había sido el máximo o algo así, y la tenían hasta con hora programada. Vamos, hasta el momento no ha llovido, nada indica que vaya a llover en cinco minutos, o nada impide que la dicha tromba no caiga en diez, pero, caramba, ¿quién demonios puede predecir esas cosas? Ok, es época de lluvias, predigo que va a llover mañana. Si también digo que en el temporal va a haber tormentas, seguro le atino algún día. Setenta años después de la broma de Orson Welles y aún no veo que hayamos evolucionado mucho.

Esto se llama la ley del reloj descompuesto: hasta un reloj descompuesto dice la hora correcta dos veces al día. Por eso los videntes y meteorólogos eventualmente le atinan, predicen todo...

En fin...

Trabajo, trabajo, y algo de diversión, y tener que fletarnos los rumores de que la editorial que aún nos debe está tronando... bueno. De ahí en fuera, bueno, las cosas circulan.

A tres meses de matrimonio... bueno, para quien lo dudaba, ya duramos más que el período de prueba gratuito en KP.

Pórtense mal, cuídense bien, Nancynismo para todos... saludos a la Prieta entre suizos, a la Polla reubicada, al Buttkick desaparecido entre montañas de cartas de retención no entregadas, al heróico Cuaas, a toda la gente de hi5 y facebook, los cuáles aún no comprendo, y a toda la maravillosa gente al otro lado del Alzheimer.

Y a la mejor esposa del mundo mundial...


Próxima semana, un análisis psicológico de King Kong y la razón por la cuál es un perfecto candidato al papado.


RECOMENDACIONES:

-EL INCREÍBLE HULK:

(Una lástima que salgan dos películas visibles en una semana... pero le caeremos al Final de los Tiempos a la brevedad posible... ésos pósters locales de la destrucción masiva con la Minerva al fondo están fabulosos, por lo menos)

Es bueno ver cuando se aprovechan las segundas oportunidades.

Allá en el año de nuestro Señor de no me acuerdo, cuando las películas de superhéroes aún eran una novedad curiosa (estaba haciendo la cuenta y según yo sólo de Marvel han sido diecisiete estrenos a partir de Blade.... ¿me equivoco?), apareció el primer intento fílmico de Hulk, con Eric Bana (que es mucho mejor actor de lo que ahí aparenta) y la dirección de Ang Lee (que se inspira mucho más con vaqueros gays)... mmm, creo que los mejores comentarios que escuché de aquélla versión era DIFERENTE y VALEROSA, pero en el mejor de los casos era SOMNÍFERA... sobre todo sufriendo del síndrome del Dr. Jekyll y de King Kong. (Explico: cuando apareció la primera versión de King Kong, nadie sabía cuáles eran las intenciones del gorila gigante. Cuando apareció el libro del Dr. Jekyll y Mr. Hyde, uno no relacionaba a los dos personajes hasta el final. Hoy en día, cualquiera sabe que King Kong es bueno y que el Dr. y el Mr son la misma persona... así que no tiene sentido pasarse hora y media de la película explicando que Bruce Banner se enoja y se convierte en Hulk, ya todo mundo sabe eso)... bueno, al grado de que los mismos estudios han decidido olvidar que existió la película, lo cuál no ha hecho Warner ni siquiera con Batman y Robin... pero bueno.

Nuevo director, nuevos actores, nueva dirección, y el resultado es justificadamente INCREÍBLE.

No intentan reinventar la rueda como el sr. Lee, y aceptan que la mayor parte de los que reconocen a Hulk, tienen en mente la imagen de Lou Ferrigno gruñendo y Bill Bixby pidiendo aventón con la música lacrimógena de fondo... era una serie de TV sin final posible (obviamente, si se descubre la cura, se termina), pero fue tremendamente exitosa por alguna razón, y en esta nueva película saben destilar los mejores elementos que hicieron clásica a la encarnación televisiva y unirlos con los que hacen clásica a la historieta. Así, Bruce Banner (que en TV era David porque el Bruce les sonaba a nombre gay, me pregunto qué hubiera dicho Bruce Lee...) es un fugitivo buscando la forma de controlar su condición única (por cierto, es de academia la manera tan elegante en la que establecen el origen en cinco minutos y sin perder una pizca de dramatismo), pero sin las limitaciones de la tecnología y el presupuesto televisivo, también es un monstruo inmenso (sólo moderadamente plasticoso), que uno puede creer que tiene esas increíbles capacidades físicas a punto de explotar.

Edward Norton es garantía nueve de cada diez veces, y es garantía en esta ocasión. El resto del elenco hace un trabajo más que digno, dándole a cada personaje su nivel de profundidad, tanto como amerita.

Porque vamos, como demostraron Ang Lee y su banda, uno no se puede demasiado profundo cuando la película se trata de un tipo que se pone verde y destroza cosas... incluso la primera versión sufría de demasiado verde, casi media película con el gigante verde fosforescente en pantalla. En la nueva (y definitiva, sin duda) encarnación, el monstruo es usado con moderación, incluso con misterio cuando se necesita. Y cuando se le usa a todo potencial, vaya, es exagerado, es ilógico hasta la cuadra de enfrente, y en consecuencia, es endemoniadamente divertido, sin que a alguien se le ocurra en momento alguno reírse. Es, simplemente, una fuerza de la naturaleza. Que puede saltar edificios y destrozar tanques y hacer pedazos a un súpersoldado (ese es un pequeño detalle que nunca se había visto en cine... un ser sólo un poco superior a un humano normal, lo suficiente para realizar hazañas limitadas)... este Hulk tiene sus momentos tiernos y tranquilos, pero puede llegar a ser heróico y BRUTAL.

La película no se pierde entre explicaciones filosóficas o metáforas... tiene una parte risible con el número de científico loco de Mr. Blue, pero de ninguna manera es una película estúpida. Es simple y directa. Vamos a ver porqué Bruce Banner es un buen tipo y por qué nos debe caer bien, y ahora vamos a soltar a dos monstruos indestructibles en Nueva York a ver qué pasa... a fin de cuentas es lo que uno va a ver.

De todo a todo, la experiencia es redonda... la trama no tiene punto de ruptura (incluso se preocupan por explicar el secreto de los pantalones duraderos y la vida sexual de Bruce Banner), y a pesar de darle tiempo a los personajes no tiene un momento aburrido. Si esto es indicación de la dirección que van a tomar las películas de cómic a partir de ahora, espero que sea muy exitosa. Espero que la semilla de la última escena tenga tiempo de germinar. Eso sí nos daría cosas increíbles.

Eso es.

2 Comments:

Blogger aurangelica said...

Saluditos desde el otro lado del Alz... :)

Feliz inicio de semana!! :*

7:09 AM  
OpenID mitadperiodista said...

Saludos, buen post, parece que muchos ya teniamos el arca a medio armar y todo para tres gotas de lluvia que cayeron...

12:08 PM  

Post a Comment

<< Home